PENSIÓN DE VIUDEDAD Y PAREJAS DE HECHO

La Sala de lo social del Tribunal Supremo aclara y determina en la Sentencia de 26 de Diciembre de 2011 los requisitos que se vienen exigiendo para que el miembro supérstite de una pareja de hecho pueda percibir la pensión de viudedad.

 

La demandante, Dª. Bernarda, reclama la pensión de viudedad como consecuencia del fallecimiento de su pareja con la que llevaba conviviendo 15 años. Dicha convivencia resulta acreditada, existiendo cuentas de ahorro conjuntas y habiéndole hecho a la demandante el ofrecimiento de acciones en el procedimiento penal instruido como consecuencia del fallecimiento de su pareja.

 

No obstante ni el Juzgado de lo Social ni el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura estiman sus pretensiones y consideran que no cumple los requisitos para la obtención de la pensión que establece el artículo 174.3 de la Ley General de la Seguridad Social.

 

La demandante formula ante el Tribunal Supremo recurso de casación para unificación de doctrina aportando como sentencia de contraste una resolución del Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

 

Tras admitir a trámite el recurso, el Tribunal Supremo determina y reafirma los requisitos para la concesión de la pensión de viudedad en las parejas de hecho. Básicamente estos requisitos consisten por un lado en la acreditación de la convivencia estable e ininterrumpida durante un periodo de  cinco años y por otro en la publicidad de esa convivencia “more uxorio” con una antelación mínima de dos años antes del fallecimiento, requisito este que se ve cumplido con la inscripción en un registro público de parejas de hecho  o con el otorgamiento en escritura pública de la constitución de tal pareja. Es decir se exige el requisito material de la unión y el requisito formal o ad solemnitatem.

 

Este requisito establece la diferencia y discrimina las parejas de hecho o las personas integrantes de esas parejas con derecho a la pensión, de las que no han generado ese derecho. Es decir, todas las parejas de hecho no son beneficiarias de la pensión de viudedad, sino solo las que cumplan los requisitos legalmente exigidos.

 

Por lo tanto en el caso de la actora no acredita ni la inscripción en registro público ni el otorgamiento de escritura pública por lo que falta uno de los requisitos esenciales para la concesión de la pensión de viudedad, debiendo desestimar el recurso de casación y confirmar la sentencia recurrida.

Esta entrada fue publicada en Destacada y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*