Nulidad de compraventa de acciones: derecho de adquisición preferente

La sentencia del TS de fecha 24 de Febrero de 2011 (Roj 805/2011) contempla un supuesto interesante desde el punto de vista procesal, ya que a partir de una demanda interpuesta por la esposa de un extranjero invocando el carácter ganancial de las acciones vendidas, y la nulidad de la venta por haberse efectuado sin su conocimiento y consentimiento, se estima la demanda en base a haberse adherido la sociedad y socios cuyo derecho se había vulnerado.

El socio extranjero casado en régimen legal de participación alemán vendió sus acciones en una S.A a una S.L sin el consentimiento de su esposa, no socia y sin comunicar a los demás accionistas su intención de transmitir las acciones a efectos de que éstos pudieran ejercitar el derecho de adquisición preferente reconocido en los Estatutos Sociales en su artículo 15.

La esposa del socio vendedor interpone demanda de nulidad de la venta alegando que la venta se realizó sin su conocimiento y consentimiento y que ésta se realizó vulnerando el derecho de adquisición preferente de los demás socios reconocido estatutariamente. A dicha demanda se adhieren la propia S.A y los demás socios, a excepción del demandado, quien se allana, oponiéndose la S.L. adquiriente.

En primera instancia se desestima el primer motivo alegado por la esposa, ya que debe ser la ley alemana la que rija los efectos patrimoniales del matrimonio y la que determine si los bienes son privativos o gananciales y si es necesario para su venta el conocimiento y consentimiento del otro cónyuge. De este modo correspondía a la demandante acreditar el derecho alemán aplicable, lo que no ha efectuado; y puesto que las acciones transmitidas por D. Juan Luis se encontraban a su nombre y no se acredita que según el derecho extranjero aplicable sea necesario el consentimiento de la demandante y que su falta sea la nulidad de la venta, no procede declarar la nulidad del contrato por esta causa. En dicho sentido “a los tribunales españoles no les es exigible el conocimiento del derecho extranjero, queda sustraído del principia iura novit curia , debe ser probado en lo que respecta a su contenido y vigencia (artículo 281.2 LEC )”.

Sin embargo sí se estima el segundo motivo (vulneración del derecho de adquisición preferente), recurriendo la sociedad compradora alegando que la sociedad y los socios no pueden adherirse al ejercicio de una acción de nulidad personal, por carecer de interés legítimo. El Alto Tribunal desestima el recurso, ya que la demanda conlleva el ejercicio de dos acciones, una de carácter personal respecto de la que efectivamente carecen los socios de interés legítimo y otra, por infracción estatutaria respecto de la que tienen interés directo, habiendo sido llamados, dice el Supremo  “al margen del Art. 14,1 LEC”, a iniciativa de la demandante y habiendo intervenido a consecuencia de la notificación de la demanda. Los terceros, legitimados en virtud de su propio derecho, podían comparecer en juicio sin necesidad de llamada alguna, como parte a todos los efectos y a continuar en él con independencia de la conducta procesal de la demandante, según establece el artículo 13.3 LEC. Negarles este derecho comporta una vulneración de su derecho a la tutela judicial efectiva, al relegarlos a una posición de parte accesoria que la ley no admite. En consecuencia, la falta de legitimación del litisconsorte no debe impedir el sostenimiento de la acción por el tercero, evitando con ello que quien es titular de una acción para cuyo debate se abrió un proceso se vea obligado a iniciar otro proceso.

Esta entrada fue publicada en Actualidad Legal, Mercantil y Empresas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*